Menú Buscar
Ir al contenido
X
X
El perfume

Argumento del libro El perfume

Sponsors

Quizá los olores evoquen el privilegio de la invisibilidad. Antes del tacto, sucede el olor, como mensajero de una esencia que sabe desaparecer en el aire y ser agente de un gran poder. La seducción que despliega el olor es implacable: se instala en nosotros y sella su poderío en los tejidos de la memoria. Jean Baptiste Grenouille tiene su marca de nacimiento: no despide ningún olor y por ello hace temer la presencia de algún demonio. Al mismo tiempo posee un don excepcional: un olfato prodigioso que le permite percibir todos los olores del mundo. Desde la miseria en que nace, abandonado al cuidado de unos monjes, Jean Baptiste Grenouille lucha contra su condición y escala posiciones sociales convirtiéndose en un afamado perfumista. Crea perfumes capaces de hacerle pasar inadvertido o inspirar simpatía, amor, compasión. Para obtener estas fórmulas magistrales debe asesinar a jóvenes muchachas vírgenes, obtener sus fluidos corporales y licuar sus olores íntimos. Su arte se convierte en una suprema e inquietante prestidigitación. Patrick Süskind, convertido en maestro del naturalismo irónico, nos transmite una visión ácida y desengañada del hombre en un libro repleto de sabiduría olfativa, imaginación y enorme amenidad. Su persuasión iguala la de su personaje y nos propone una inmersión literaria en el arco iris natural de los olores y en los turbadores abismos del espíritu humano.

Recomendación de la obra

El perfume requiere ya una cierta madurez lectora, tanto por su estilo denso y un ritmo de acción que en ocasiones se ralentiza considerablemente, como por lo morboso de su planteamiento temático. Son estos elementos, sin embargo, su hurgar en lo desagradable y la minuciosidad de sus olorosas descripciones, lo más valorado por los alumnos en una lectura que les atrapa por su magnetismo y originalidad, adaptándose a gustos muy diversos.

El impacto de la descripción inicial

Pocos inicios de libro, debidamente leídos en voz alta con una mínima expectación previa, causan el efecto de las dos primeras páginas con que arranca El perfume. La enumeración de olores –de hedores– que nos permite recorrer a toda velocidad, pero en todo su realismo, la vida en la Francia del siglo XVIII culmina con el abandono del protagonista recién nacido sobre un pestilente montón de despojos de pescado. La lectura en voz alta saca partido del poder sugestivo de las palabras de Süskind y ello, junto con la rapidez de la acción en este arranque y la descarnada manera de tratar la realidad, genera inmediatamente atracción de los chicos hacia el libro.

↑ Ir al inicio

↑ Ir al inicio